RSS

Reconocimiento de divorcios extrajudiciales en Venezuela

06 Dic

Abg. Tamaiba Cid
Tesista de la Maestría en Derecho Internacional Privado y Comparado
Centro de Estudios de Postgrado
Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas
Universidad Central de Venezuela

La ejecución de sentencias y decisiones extranjeras en Venezuela está sujeta, a un proceso de exequátur, en el cual la autoridad competente bien sea la Sala de Casación Civil en asuntos contenciosos, o los Tribunales Superiores en materia no contenciosa, verifican el cumplimento de ciertos requisitos establecidos en la normativa aplicable de acuerdo a las fuentes legales patrias: Acuerdo sobre Ejecución de Actos Extranjeros (Acuerdo Boliviano 1911), Convención Interamericana sobre Eficacia Extraterritorial de las Sentencias y Laudos Arbitrales Extranjeros de 1979, la Ley de Derecho Internacional Privado y Código de Procedimiento Civil.

En la práctica judicial venezolana en materia de exequátur se constata la aplicación de normas contenidas en Convenios Internacionales, que han sido reservadas por el Estado remitente, siendo éste el caso de México, donde efectivamente se ratificó la Convención Interamericana sobre Eficacia extraterritorial de las Sentencias y Laudos Arbitrales Extranjeros, pero hizo expresa reserva de limitar su aplicación a las sentencias de condena en materia patrimonial, donde se encuentra comprendido el divorcio (Juzgado Superior Tercero en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Lara, 07 de diciembre de 2009 – Wilfredo Pastor Martínez Sánchez vs. María Elena Rendón Durán).

El Juez patrio debe estudiar minuciosamente cada solicitud de exequátur que se le presente para determinar su competencia y la legislación aplicable. Actualmente en materia de divorcio, no sólo manejará decisiones dictadas por Tribunales extranjeros, también conocerá de solicitudes de exequátur referidas a divorcios emanadas por autoridades extrajudiciales como los Notarios, Registradores Civiles, incluso Alcaldes, para lo cual no existe una norma que especifique un procedimiento particular para su respectivo reconocimiento y eficacia.

En la jurisprudencia venezolana se le ha denominado “sentencia” a las actas de divorcio extrajudiciales extranjeros, sin ofrecer sustento alguno, es decir, nada se explica sobre su calificación, sin embargo dentro de los expedientes se refieren a la “sentencia de divorcio”.

Y así sucede respecto de solicitudes de exequátur de divorcios mexicanos extrajudiciales dictados por Jueces del Registro Civil, con base al artículo 272 Código Civil para el Distrito Federal (hoy derogado), de los cuales la doctrina ha dejado claro que no se trata de autoridades judiciales que dictan sentencias, sino de funcionarios de orden administrativo (Sentencia del 02-11-2009 del Juzgado Superior Segundo en lo Civil, Mercantil, y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, Exp. 09-10027).

En el caso de exequátur de divorcios notariales colombianos, el juzgador venezolano no se detiene a precisar su calificación, sino que se refiere a éste como sentencia (Sentencia del 14-08-2009 del Juzgado Superior Tercero en lo Civil, Mercantil, y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, Exp. 10019. En el mismo sentido, Sentencia del 29-01-2009 del Juzgado Superior Primero en lo Civil, Mercantil, del Tránsito, Bancario y de Protección de Niños, Niñas y del Adolescentes de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo, Exp. 10045). En el mismo sentido se expresa “Sentencia definitiva de divorcio emitida por la Notaría Décima de Bogotá” (Sentencia del 07-07-2010 del Juzgado Superior Primero en lo Civil, Mercantil, del Tránsito, Bancario y de Protección de Niños, Niñas y del Adolescentes de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo Exp. 10529).

Sin embargo se encuentra que, en otros casos de exequátur el juez se refiere a estos como “decisión de divorcio” al hacer mención a un divorcio notarial cubano (Sentencia del 25-03-2010 del juzgado Superior Segundo en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, Exp. 11579).

Cabe denotar que los notarios, Alcaldes y registradores civiles no dictan sentencias, éstas son solo pronunciadas por los jueces dentro un proceso judicial, dado que constituyen el acto jurisdiccional por excelencia, sin embargo, no habiendo tales divorcios en el ordenamiento venezolano, deben ser entendidos dentro de un sistema de calificación autónoma y flexible que permita conciliar las concepciones patrias con las foráneas conduciendo a resultados armónicos y justos.

De conformidad con una calificación lex causae (Colombia, México y Perú), es claro que no se trata de resoluciones judiciales, solo que sus efectos son equiparables a los que tienen los divorcios voluntarios dictados en sede judicial. Lo importante de esta calificación es reconocer que no es el medio que se utilice para la obtención del divorcio, sino el fin de éste, que se disuelva el vínculo conyugal respetando siempre los derechos e intereses de la pareja y de los hijos si los hubiere, ante una autoridad imparcial y con fe pública.

En este punto se contraponen dos instituciones del Derecho Internacional Privado, por un lado las situaciones jurídicas válidamente creadas cuando el extranjero reclama el reconocimiento de su nuevo estado civil en Venezuela adquirido válidamente de acuerdo con su derecho, y por otro el orden público que se manifiesta en el cumplimiento de los requisitos de la legislación patria, dirigida a proteger la familia como célula fundamental de la sociedad.

En la práctica española se indica que se trata de decisiones, pero no lo denominan sentencia, se les reconoce a las autoridades extranjeras que lo emiten que actúan en “equivalencia de funciones” tal como lo haría un juez considerando que actúan revestidos de imperium.

Considerando la naturaleza de los divorcios extrajudiciales, desde el punto de vista del ordenamiento extranjero que le da el valor de sentencia, dentro de un proceso de flexibilización y descongestión del sistema judicial, deben estos cumplir con la especificaciones de la Ley de Derecho Internacional Privado venezolana y transitar por el procedimiento de reconocimiento y ejecución previsto por el Código de Procedimiento Civil, ofreciendo de este modo un trato idéntico para este tipo de solicitudes.

Anuncios
 

3 Respuestas a “Reconocimiento de divorcios extrajudiciales en Venezuela

  1. Venezuela Maure

    diciembre 13, 2014 at 10:35 pm

    Me case en Cuba, mi esposo puso la demanda de divorcio en un bufete colectivo en cuba, el ya no vive en cuba, Yo no estoy de acuerdo con el divorcio? Que Ley aplica en estos casos? nuestro ultimo domicilio fue en Venezuela. El es cubano y yo venezolana.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: